Instintos a Confiar

Ideas revolotean a nuestro alrededor perdiéndonos en el pensar; incluso una insignificante partícula da inicio a este interminable delirio. Fabricamos, construimos y manejamos óptimas situaciones mientras perdemos de vista el ahora. Envueltos por improbables fantasías nos alejamos del Ser; movilizándonos sin mirar nos alejamos de la esencia y perdemos el camino de quien algún día debimos ser.

Contra nuestra voluntad tomamos dirección opuesta a nuestra intención pretendiendo escuchar aquella voz ignorada. Pensamos pensar lo pensado y nos alejamos de aquello cual siempre se supo. Fingir disfrutar el camino sabiendo ignorar señales; observamos impávidos su lucha por ser escuchada cuando hacemos lo imposible por darle un nombre fantástico e irreal. Este imposible poder de controlar siempre estuvo presente cuando lo necesitamos pero logramos dejarlo manipular.

Permitidos seguir corriendo de ojos vendados por una voluntad. Luchando cada instante por ignorar todo aquello de lo poco que podemos entender. Cegados por errores seguimos corriendo en sentido opuesto a nuestra felicidad. Perdemos la voluntad de confiar en aquel adentro, en uno mismo, para así convertirnos en guías de nuestra autodestrucción.

Solo uno puede tomar riendas de su insensato consciente, aquella voz cual fue concedida última palabra en toda acción. Consciente creado únicamente para manejar decisiones de vida o muerte; misma fuerza que logró auto-proclamarse filtro de toda acción de un ignorado subconsciente. Ahora bloqueando toda idea brotando de un detallado análisis por millones de factores; dejando que una mínima porción de tu ser se adueñe de ti.

Perdidos en irrealidad al fingir vivir este sueño; aceptando a esta manipuladora voz como propia. Permitimos sus ideas convertirse en ley y orden; perdemos la innata capacidad de reaccionar a millones de factores mientras estos suceden. Alejándonos de quien podemos ser optamos redirigir nuestro potencial en caminos no calculados ni analizados; pensamos en la capacidad del consciente de calcular dichos factores, cuando somos conocedores de esta incoherencia.

Pensamos en pensar como el camino a tomar cuando es tan erróneo como consciente-mente controlar el latir del corazón y así mejorar nuestro o desempeño en el vivir

Todo aquello que funciona en armonía se realiza gracias al subconsciente; aquella voz dócil cual te susurra al oído y debería ser considerada uno mismo. Subconsciente que poco alarde demuestra de su capacidad dejando a los gritos del consciente opacar su astucia. Escuchar su voz es sencillo una vez extinto el aullido de un ego herido. Dale paz a tu mente.

La respuesta es escuchar; deja al subconsciente tomar las riendas y analizar cada insignificante detalle. Solo tu atención constante a cada sonido de tu entorno podrá dar paz en tu mente. El trabajo subconsciente es parte fundamental del Ser y debes respetarlo tal como otro órgano vital.

Conviértete en el chófer de tu existir mientras tu ego, consciente, es tan solo un acompañante en este viaje interestelar.

Deja que la vida te guíe.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *